Bianco & Nero Chocolates

La historia de esta casa de chocolates comienza a fines del siglo pasado, con el único objetivo de brindar felicidad a través de sus productos. Son ciertos episodios personales y circunstancias adversas los que los llevan a aferrarse a este propósito, transformándolo en una filosofía de vida.

 

Es una cálida artesana del chocolate de la Patagonia, la que introduce a sus creadores al mundo del cacao, compartiendo su pasión y sus secretos de elaboración. Un maestro chocolatero de Suiza da forma a estos conocimientos, pero es finalmente un amigo, personaje clave en este relato, el que los impulsa a crear Bianco & Nero.

Lo que empieza siendo una chocolatería y bombonería, al tiempo se transforma en pastelería, heladería y cafetería, con la posterior incorporación de opciones saladas. Sin descuidar en ninguno de sus elaboraciones el hecho de que sean sanos placeres. Priorizando la salud por sobre la apariencia, trabajan constantemente en la innovación y desarrollo de nuevos productos.

Es así como sólo utilizan coberturas en la elaboración de sus chocolates, harina orgánica y masa madre de cultivo en sus panificados, y frutas reales en sus helados, sin aditivos o conservantes de ningún tipo, por nombrarles sólo algunos ejemplos.

Desde sus inicios, llevan adelante una política de inclusión social, que consiste en emplear a personas en situación de discapacidad, permanente o transitoria, buscando lograr un resultado económico sustentable con el máximo de inclusión. Hoy, el 40% de las personas que trabajan en fábrica tienen esta condición.

A lo largo de su historia, han recibido diferentes premios y reconocimientos por su labor. Hoy son Empresa B, logrando ser un modelo innovador que persigue el triple impacto de propósito, responsabilidad y transparencia, en el ámbito social y ambiental.