Un nuevo encuentro de los especiales de Mendoza en Casa», que se transmite por MendozaEnCasa.com

El viernes 29, desde las 20, llegará Lamoladora / Trance Colectivo, un ensamble de percusiones, que hace música para bailar, a través del “trance colectivo” generado por el ritmo.

Entendiendo el vínculo con el cuerpo como vehículo principal, Lamoladora busca un ritual urbano que exalte los sentidos. Construyen una visión contemporánea de lo tribal, desintegrando la polaridad de lo “sagrado y profano” como paradigma de la cultura occidental. El resultado es un espacio que une lo festivo y lo litúrgico en simultáneo.

Sus integrantes enfatizan: “Creemos en la comunión entre el tambor y la gente a través del ritmo. Disponemos a las personas a que sientan la conexión entre músiques y lo que está pasando en tiempo real. Dejamos que el ritmo tenga el control de la situación.”

Lamoladora no es un grupo dentro un estilo musical, sino más bien es un grupo que experimenta en torno a la improvisación. Toda música que surge en el grupo, tiene una esencia rítmica con raíces de diversos estilos que los influencia, pero ninguno emerge por sobre el resto.

Son gestos culturales que se suman a una composición final. La música que genera el grupo va viajando por diferentes paisajes y tomando elementos de cada lugar para crear nuevas formas, siempre referenciadas en lo que acontece en el momento. Aún los componentes preestablecidos tienen un espacio de improvisación, ya que están abiertas a que cada intérprete sume, en el momento, un elemento propio a un sonido final.

La improvisación se ordena mediante un lenguaje de señas diseñado para poder dirigir ensambles de instrumentos. Una persona que coordina se comunica con los integrantes del grupo utilizando este lenguaje y así puede construir ritmos en el acto y, a su vez, también logra una canal de comunicación sin tener que interrumpir el ritmo.

Lamoladora utiliza principalmente instrumentos de percusión tradicionales, como surdos, djembés, congas, tamboriles de candombe, maracas, güira y campanas. A la vez, abre sus puertas a todo aquello que sume en la búsqueda de nuevos canales expresivos, como la percusión corporal, los objetos cotidianos, la voz hablada y lo medios electroacústicos. También cuenta con la presencia eventual de músicos invitados, que potencian, con otros instrumentos, el universo tímbrico que propone el grupo.

Este grupo está formado por 10 percusionistas, que han dedicado gran parte de su vida a estudiar, trabajar, disfrutar y servir a la música. Ellos son Gonzalo Gorordo, Matías Gorordo, Gala Celia, Ernesto Pérez Matta, Matías García, Lucas Scafati, Santiago Servera, Mauro Regules, Pablo Quiroga y Franco Rumiz.